mesilla restaurada con chalk paint y decoupage

Renueva tus muebles: Antes y después de una mesilla de noche.

Cuando decidimos cambiar algún mueble que tenemos en casa, es porque está estropeado, viejo o simplemente porque nos hemos cansado de él y normalmente cuando ocurre algo de esto, solemos comprar uno nuevo.

Pues bien, yo os propongo reinventarlo y darle una segunda oportunidad, porque salvo que este en muy mal estado y nos ocasione un mayor gasto restaurarlo que comprar uno nuevo, la mayoría de ellos pueden ser reciclados. Esto nos permitirá crear un mueble a nuestro gusto, dotándolo de personalidad, pasando un rato de lo más entretenido y además ahorraremos algo de dinero en un mueble nuevo.

En esta ocasión os quiero mostrar una mesita de noche muy demandada en Ikea, como es el modelo Hemnes que por su diseño y dimensiones, encaja a la perfección en cualquier espacio. Es también uno de los muebles más customizados de Ikea y es que gracias a su tamaño resulta muy sencillo tunearla.

Yo he decidido darle un toque romántico, ideal para una habitación de estilo shabby chic. Simplemente, piensa en tus gustos, el estilo que deseas y manos a la obra!!!

Necesitarás

-2 lijas de grano fino y medio

-Pintura a la tiza

-2 pinceles

-Cola especial para decoupage

-Servilletas de papel o papel especial para decoupage

– Cera o barniz incoloro

-Trapo de algodón

– Tirador para cajón

Técnica de decoupage y decapado

Primero; lijar y limpiar bien el mueble de restos de polvo. Después le aplicamos una capa de chalk paint de color blanco antiguo. Cuando ya este seco, se vuelve a lijar y a pintar de nuevo.

Una vez que ya ha transcurrido el tiempo recomendado de secado, toca el turno de envejecer el mueble mediante la técnica del decapado que consiste en lijar el mueble por distintas zonas hasta conseguir un aspecto antiguo y desgastado.

Ya tengo la mesilla lista para decorarla con la técnica del decoupage. Es un método en el que se utilizan papeles o telas impresos sobre distintos tipos de superficies.

Extendemos una fina capa de cola sobre la superficie del mueble que queremos cubrir con papel o como en mi caso, servilletas de papel. Con mucho cuidado separamos las distintas capas de la servilleta y la extendemos sobre la superficie; una vez cubierta aplicamos cola de nuevo, esta vez sobre el papel y presionamos con ayuda de un plástico o acetato para sacar las posibles burbujas de aire que hubieran quedado.

Ya solo queda esperar a que seque todo bien antes de aplicarle una capa de cera incolora o barniz.

Y listo!!!

Como veis he cambiado por completo el aspecto de la mesilla, de forma sencilla y económica. Os gusta el resultado??

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *