Cómo restaurar un mueble viejo paso a paso

Ha llegado el momento de rescatar del trastero ese mueble que heredamos de nuestra abuela, y por pena a tirarlo lo dejamos abandonado como un trasto. Por fin vamos a darle una oportunidad y crear un mueble a nuestro gusto y así lucirlo en cualquier rincón de nuestra casa: como un recibidor con personalidad, un mueble vintage para nuestra cocina o simplemente en aquella pared que nos quedaría genial. 
Si por el contrario no dispones de ningún mueble antiguo que restaurar pero te encantaría tener uno y darle tu toque personal, lo mejor es que vayas a tiendas de segunda mano, rastros e incluso hay muchas páginas online de venta de muebles usados, donde encontrarás grandes tesoros.
Hay muchas técnicas que podemos emplear para tunear un mueble como: decapado, decoupage, papel pintado, craquelado, washi tape, pan de oro, plantillas de stencils… Como veis son muchísimas las técnicas que podemos utilizar para transformar y darle personalidad a un mueble antiguo.

En esta ocasión voy a restaurar con chalk paint, decapado y malla de gallinero, una antigua alacena que compré hace tiempo por wallapop, porque quería un mueble que me sirviera de almacenaje y que a su vez diera un toque personal a mí cocina. 

ANALIZA EL MUEBLE
 
Lo primero que tenemos que hacer es comprobar el estado en el que se encuentra el mueble; si presenta arañazos, tiene alguna parte astillada y lo más importante que esté libre de carcoma.
La carcoma, son unos insectos xilófagos que normalmente presentan algunas maderas viejas y desgastadas. Se detecta con facilidad por unos agujeritos que presenta la madera. Si tenéis este problema, ¡Que no cunda el pánico! pues hay muchos productos que la eliminan totalmente y previene de futuros ataques.
Para tratar la carcoma, deberéis comprar un producto anticarcoma, que encontraréis en cualquier ferretería, tiendas de bricolaje y tiendas online. Los mejores son aquellos que tienen una jeringuilla incorporada para poder introducir el líquido en cada agujerito.
También debemos fijarnos si el mueble, presenta algunos rasguños o partes astilladas, porque siempre que no se trate de grandes deterioros, los podemos arreglar lijando muy bien la parte dañada y cubriéndolo con masilla para madera, con la ayuda de una espátula y respetando el tiempo de secado y volveremos a lijar bien la zona. 
LÍMPIALO
 
Primero debemos limpiar el mueble con un paño y jabón neutro para quitar el polvo y la suciedad incrustada.
Aunque la pintura Chalk Paint no requiere de ningún proceso previo como decapantes para eliminar barnices o pinturas anteriores, si debemos lijarlo bien con el fin de quitarle el brillo y abrir el poro de la madera para que agarre mejor la pintura.
 
PREPARA ANTES DE PINTAR
 
Vamos a quitar las puertas y los tiradores para poder trabajar mejor el mueble, en mi caso también tuve que quitar los cristales de las puertas, para posteriormente poner la malla de gallinero.
 
A PINTAR
 
Empezamos dándole barniz mate a la base, suelo, patas y tiradores del mueble, que son las zonas que no quiero aplicarle con color ya que me encanta que se vean las vetas de la madera, solo quiero oscurecer y matificar esas partes.
Para las zonas más grandes utilizamos el rodillo y para las esquinas, tiradores y aquellas partes que el rodillo no puede llegar, necesitaremos utilizar pinceles de distintos tamaños.
El mueble lleva dos capas de barniz; debemos respetar los tiempos de secado, entre capa y capa  para que el acabado sea mucho mejor.
Una vez seco el barniz y antes de comenzar a pintar, cubrimos con cinta de carrocero las zonas barnizadas, para que no se manchen con la pintura. Y a pintar!!
En mi caso, opté por un color oliva, para que combinara con la cocina, pero la pintura Chalk Paint tiene una amplia gama de colores para elegir el que más te guste.
La alacena lleva dos capas de pintura, pero si tu mueble es muy oscuro posiblemente necesites darle alguna más y sobretodo si te has decidido por un color claro para pintarlo.

 

ENVEJECER
 
Ya estamos viendo como va quedando nuestro mueble y ahora llega el turno de envejecerlo o decaparlo. Con una lija media vamos a darle a las esquinas y a las zonas que queramos desgastar, yo le dí unos pequeños toques pero si te gusta que presente un aspecto más envejecido solo tendrás que lijarlo más.
Si el mueble que has decidido restaurar es de color blanco y quieres usar esta técnica del decapado, antes de pintarlo con el color que hayas elegido, tendrás que darle una mano de pintura de un color oscuro: negro, gris.. y una vez seca pintarlo del color que querías. Esto es para que cuando hagamos el proceso de decapado aparezca el color oscuro que pusimos de base.

 

CERA
 
Ahora con un paño de algodón, le daremos cera a todo el mueble que protegerá la pintura proporcionando un acabado mate y potenciará el color.
 
ÚLTIMOS RETOQUES
 
Ya estamos viendo el final y nos encanta.
Toca el turno de quitar el cristal que llevaban las puertas y sustituirlas por una malla de gallinero, este material está cada vez más presente en el tuneo de muebles y en DIY. (Yo lo compré en Leroy Merlín, pero podéis encontrarlo en grandes superficies, Amazon…)
Ya colocada la malla, que la verdad es muy sencilla de manejar, solo queda poner los tiradores. Yo puse los antiguos que llevaba, que ya había barnizado y dos que tenía en casa que le iban genial.


  

He conseguido darle un toque vintage a mí cocina y un nuevo sitio de almacenaje.
Seguro que ya sabes dónde irá tú mueble nuevo y el resultado será espectacular.


¿Que te ha parecido? 
Déjame en comentarios tus ideas o preguntas.

 
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *