Como reciclar unas viejas sillas

Recupera tus muebles antiguos con chalk paint

En el post de hoy, os quiero enseñar de los primeros muebles que transformé o restauré hace años. Se trata de dos sillas de madera tipo thonet.

La idea surgió porque necesitaba un par de sillas para la playa, y quería algo original y a la vez económico; así que decidí darme una vuelta por los establecimientos de segunda mano, y comprar unas sillas viejas para poder tunearlas a mi gusto, dándole un toque personal.

sillas de madera antiguas de estilo thonet
Sillas de estilo thonet. Fotografía de Bellelurette.eu

Primeros pasos

Ya con las sillas en casa y dispuesta a ponerme manos a la obra, tenía muy claro cuál era el primer paso que debía realizar. Analizar a la perfección el mueble para comprobar que esté libre de bichitos, roces o desperfectos.

Mi sorpresa fue cuando le di la vuelta a las sillas y confirmé mis más temidas sospechas: «Tenían carcoma».

Era la primera vez que me enfrentaba con estos temidos bichitos en un mueble y me preocupé un poco, aunque rápidamente busque una solución y la verdad, es bastante sencilla, y es que hoy día hay muchísimos productos anticarcoma de fácil aplicación.

Es muy fácil de detectar, y es que si hay agujeritos, hay o ha habido carcoma. Lo más efectivo para salir de dudas, es que pongas el mueble sobre una superficie oscura, si en unos días ves restos de serrín, está claro, «tu mueble tiene carcoma».

Para librarte de ella, lo primero limpia de polvo y serrín el mueble, ponte unos guantes, y en un lugar ventilado procede a aplicar el producto; los mejores son aquellos que llevan una jeringuilla incorporada para introducirla en cada agujerito, y así inyectarle más fácilmente la solución. Una vez aplicado, deberás envolverlo con papel film o plástico y en unos días repetir el mismo proceso, pero en esta ocasión dejándolo dos semanas envuelto. Y problema solucionado.

Repara desperfectos y a pintar

Después de todo el proceso de la carcoma, tape con masilla especial para madera todos los agujeros, y dos pequeños roces que llevaban en las patas.

Una vez seca la masilla, lo lije todo y le pase un paño para eliminar restos de polvo y masilla. Y por fin llegó el turno de pintar.

Mi idea era darle un toque marinero, así que utilicé dos tipos de pintura chalk paint: blanco antiguo para las barras centrales y para el resto en turquesa claro.

Después de dos manos de pintura, lijé para conseguir un efecto envejecido y como quería destacar algo más, aproveché unos restos de papel pintado que me habían sobrado de empapelar un paño de pared que la verdad, me vinieron genial para ponerlos en la base de la silla.

Por último aplicar un poco de cera incolora para proteger el mueble

sillas restauradas de estilo marinero

Aquí os dejo el resultado.

La verdad es que fue un poco más lento de lo esperado debido a la carcoma, pero el resultado creo que mereció la pena.

Espero que os haya gustado tanto como a mí.

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *