La habitación de Pablo: Como decorar un pequeño dormitorio infantil

Hoy os quiero enseñar el cuarto de Pablo ¡El peque de la casa! Es un pequeño dormitorio infantil, donde intentamos aprovechar al máximo el espacio, reciclando muebles y ajustando el presupuesto, pero siempre con la idea de lograr un espacio acogedor y divertido.

Hace casi dos años que nos mudamos de casa y el motivo principal, fue la falta de espacio. Cuando Pablo nació pensamos en la escasez de metros de nuestro piso y las insuficientes zonas de almacenaje que tendríamos en un futuro, si seguíamos en nuestro pequeño apartamento. Al compartir habitación con su hermana Lucía, los problemas de espacio no tardaron en llegar ya que conforme ellos crecían también lo hacían la ropa, los juguetes y los enredos. Entonces consideramos que había llegado el momento de cambiar de casa para que cada uno pudiera tener su propio espacio.

Su nueva habitación

Como veis, es un dormitorio pequeño, por lo que intentamos ajustar el mobiliario lo mejor posible y jugar con los colores para crear visualmente un espacio más grande. Siempre me han gustado mucho las habitaciones infantiles muy coloridas, dan mucha alegría, pero en esta ocasión, puesto que Pablo era pequeño todavía, decidí cambiar de estilo y opte por un dormitorio con colores que aportaran un ambiente más cálido y acogedor.

Me decanté por un estilo nórdico, combinando los colores: blanco, gris, negro y mint con elementos naturales como madera y mimbre.

Reciclar muebles

Aprovechamos todo lo que pudimos del antiguo dormitorio para reciclar y darle un segundo uso. La mesa, la silla y las estanterías en forma de V, son de Ikea, las pinté en gris y mint con pintura chalk paint; como tenía adhesivo de pizarra, hice unos recortes en forma de nube para añadirlos a la silla y a la mesa, consiguiendo una doble función, que Pablo pudiera realizar grandes creaciones con su nueva pizarra y darle un toque más infantil al dormitorio.

Reciclamos también una gran cesta de mimbre que estaba en mi antiguo baño y aunque en un principio no sabía muy bien que utilidad darle, se me ocurrió utilizarla como almacenaje para su habitación. La pinté con spray blanco y la tela que la cubre por dentro la tinté en gris oscuro.

El mobiliario es todo de Ikea; el ventilador de techo, la alfombra, los estores y los cojines de Leroy Merlín; el vinilo de Decohappy y las láminas enmarcadas y la botellita personalizada de mi amiga Ana de Mr Mint.

2 Comentarios

    • Rocío Soler

      Aunque es un dormitorio muy pequeñito, intenté aplicando colores neutros, ampliar visualmente el espacio y añadiendo algunos elementos decorativos para que resultara más acogedor.
      La verdad es que estoy contenta con el resultado y mi peque más.
      Muchísimas gracias guapa
      Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *